Pan de Miga



Si hay algo que engancha a los amantes de la cocina, sin duda diría que es hacer tu propio pan.  Yo lo descubrí hace apenas un mes, y des las muchas recetas que he probado esta es de mis favoritas tanto por su sabor como por su levado. Quizás no es la más sencilla, que os subiré en breve, pero si una de las más apetecibles. El único inconveniente... que necesitas una olla de pirex con tapa, barro con tapa o una olla römertopf. Pero tranquilos, que si no la tenéis también podéis intentarlo en la bandeja del horno o si tenéis en piedra de horno. A este pan le llamo pan de miga porque es quizás lo más característico. Una miga consistente y jugosa que recuerda a la de un bizcocho.

Ingredientes:
625 gr. de Harina de Fuerza
35 gr. de Levadura de Panadería
2 Huevos
250 ml. de Leche
125 gr. de Mantequilla
10 gr. de Azúcar
15 gr. de Sal

Elaboración:
Ponemos en un Bol la harina dejando un hueco en el centro. Disolvemos la levadura en leche tibia, se la añadimos junto con el azúcar, la mantequilla en punto pomada y los huevos. Amasamos bien hasta obtener una masa homogénea. A mitad del amasado añadimos la sal.
Untamos un bol con mantequilla y dejamos reposar la masa dentro y tapada con un filme transparente hasta que doble su volumen. 
Engrasamos la olla o el recipiente donde vayamos a hacer el pan. Volcamos la masa y con mucho cuidado le damos la forma. Hacemos unos cortes con una cuchilla afilada y tamizamos un poco de harina por encima con ayuda de un colador. Tapamos y dejamos fermentar una horita más. Si utilizáis bandeja, olla de pirex o römertopf ponemos a precalentar el horno a 250º. Introducimos el pan, y cuando hayan pasado unos 10 minutos bajamos a 200 y dejamos 30 minutos mas. El tiempo en sí también varía del punto de cocción y corteza que os guste en mayor o menos proporción. Si por el contrario usáis olla de barro debéis introducirlo en el horno con el mismo apagado y luego encenderlo a 200º, para que la olla vaya cogiendo calor poco a poco, de lo contrario podría estallar. Pasados 40 minutos lo tendremos. A mi me gusta dejarlo media hora y después destapar la olla para que termine de dorarse y quede la corteza más crujiente. 
Una vez lo tengamos sacaremos de la olla con cuidado de no quemarnos y lo dejaremos enfriar en una rejilla en alto para que no se humedezca la base.

Sugerencias:
Cortar en templado y tomar con un chorrito de aceite de oliva y un poco de jamón serrano o un buen queso.
Al día Siguiente en tostada está... mmmmmmmmm
Conservar en envuelto en un trapo de algodón limpio y seco.

Espero que os guste y os animéis a probarla. ¡Hasta la próxima!




Fuente: www.recetasdemama.es

Entradas populares