Tortas de Aceite


La receta de hoy me trae recuerdos de mi niñez, siempre he visto estas tortas en mi casa, en la de mis abuelos... siempre acompañando al café de por la tarde. También conocidas como tortas de Inés Rosales (la marca mas conocida que se comercializa y a la cual, evidentemente, no puedo igualar) es de esos dulces que nunca pasan de moda, sabores clásicos de ayer y del mañana que hoy os traigo para que disfrutéis no sólo comiéndolas, sino haciéndolas porque es un verdadero placer para los sentidos...

Ingredientes: (para unas 17 tortas aproximadamente)
270 gr. de Harina de Fuerza
15 gr. de Levadura fresca de Panadería
75 gr. de Aceite de Oliva
105 gr. de Agua
30 gr. de Anís dulce o seco (licor)
30 gr. de Azúcar + azúcar para poner por encima
8 gr. de Anís en grano
15 gr. de Sésamo (Ajonjolí)
La ralladura de 1/4 de limón
1/4 de Cdta. rasa de Sal

Elaboración:
En un cazo mas bien alto calentamos el aceite con la ralladura de limón y el anís en grano. Cuando veamos que ya desprende calor apartamos del fuego y añadimos el agua y la levadura desmenuzada. Con unas varillas manuales batimos hasta que se disuelva la levadura. A continuación añadiremos la harina, la sal, el sésamo, el azúcar y el anís (licor). Integramos todo con una cuchara de madera hasta que la masa se desprenda del cazo. Quedará blanda y pringosa pero manejable. Tapamos con un paño y dejamos levar hasta que doble su volumen. (1 hora aprox.)
Ponemos a precalentar el horno a 220º.
Cubrimos la bandeja del horno con papel vegetal. Hacemos pequeñas porciones de unos 30 gr. cada una y ponemos sobre la bandeja, aplastándolas con la palma de la mano y dándole una forma redondeada con los dedos. 


Espolvoreamos azúcar por encima y con los dedos presionamos para que se adhiera bien a la masa. Introduciremos en el horno unos 8-10 minutos o hasta que empiecen a dorarse. ¡Tened cuidado porque de dorarse a quemarse hay sólo unos segundos! Sacamos, y dejamos enfriar preferentemente sobre una rejilla. Recién secadas parecerán que quedan un poco tiernas pero al enfriar endurecen y al partirlas tendrán ese aspecto hojaldrado. Conservar preferentemente en una lata, y sino pues en un recipiente cerrado y seco.


Sugerencias: 
Os recomiendo que la primera vez sólo metáis dos en la bandeja del horno, una la retiréis cuando empiece a dorar y la otra la dejéis un minutillo más. Las probéis y entonces decidís cual es el punto que mas os gusta. A continuación ya podéis hacer el resto a vuestro gusto.

Espero que os guste y os animéis a probarlas. ¡Hasta la próxima!



Entradas populares