Mermelada de Fresas




No sé si ya much@s de vosotr@s o poc@s, os habíais decidido alguna vez a hacer vuestra propia mermelada, pero por si nunca os lo habías planteado estas son unas buenas razones para hacerlo: Por su incomparable e inmejorable sabor. Por su naturalidad, sin conservantes ni colorantes. Por la satisfacción  de haberla hecho uno mismo, por el precio porque apenas con 3.50€ me han salido 5 botes de mermelada y 3 de sirope de fresa. Además, en los tiempos que corren cada vez son más personas las que acuden a regalos "made in home" a la hora de tener un detalle, pues que mejor que hacerlo con un presente muy muy dulce.

Esta receta si bien es muy muy sencilla y apta para principiantes, si que aviso que requiere de tiempo y mucha paciencia.

Ingredientes:
2.5 kg de fresas
1 Kg de azúcar (aproximado)
1 Limón

Elaboración:
La noche antes o con 12 H de antelación al proceso de la mermelada las pondremos a macerar según os describo.
Lavamos las fresas, quitamos las hojitas verdes y troceamos. En este momento tendremos que pesarlas para saber que cantidad de fresas nos quedan después de quitarle la parte de arriba. Mi experiencia es que de 2.5 kg, al final nos quedan 2 kg. limpios. En cualquier caso, nos hará falta la mitad de azúcar de lo que pesen las fresas. En este caso, al quedarnos 2, utilizaremos 1 de azúcar.
Ponemos las fresas en la olla donde las vayamos a cocinar al día siguiente. le añadimos el azúcar y el zumo de limón. Mezlcamos. Tapamos la olla y dejamos macerar a temperatura ambiente para que vaya soltando todo el jugo en el que las haremos.
Pasadas las horas pondremos la olla a fuego medio hasta que empiece a hervir. Una vez lo haya hecho, lo pondremos a fuego lento. Dejaremos unas 2 horas aproximadamente. 
En este tiempo esterilizaremos los botes en los que la vayamos a conservar metiendolos durante unos minutos en agua hirviendo.
Pasado este tiempo extraeremos el sirope o jarabe con ayuda de un colador, dejando solo un poco en el fondo. Apartaremos en un cuenco una pequeña cantidad de las fresas, como 4 o 5 cucharadas. Batimos el resto que nos queda en la olla de una manera suave y rápida para que no se nos quede demasiado liquida. Si veis que os queda espesita y la queréis más liquida podéis añadir de nuevo un poco de sirope progresivamente hasta que os quede del espesor deseado. Añadiremos las fresas que habíamos apartado, mezclamos y lista para envasar.
Repartimos la mermelada en los recipientes y preparamos para hacer el vacío, que bien lo podemos hacer tapando los botes inmediatamente y poniéndolos boca abajo para que salga el oxígeno, o bien esperaremos que enfríe la mermelada, tapamos e introducimos los botes en agua hirviendo durante aproximadamente 3 minutos. Si escogéis esta opción, yo tomo siempre como referencia las burbujas que salen desde la tapa de los botes. Si os fijáis irán disminuyendo hasta que desaparecen. Este es el momento de sacarlos. De cualquiera de las maneras, cuando los abramos deberemos escuchar el "pop" tan característico del vacío.
Ya sólo queda y si os gusta, etiquetar y adornar. Además si vais a hacer más mermelada en los próximos días, también sería bueno poner la fecha de envasado.

Sugerencias:
A pesar de que al ir al mercado nos entraran por los ojos los fresones grandes, queda mucho más rica con las fresas pequeñas y mas bien maduras, que tienen mucho más sabor.
Esta mermelada es ideal para comer en tostadas, bizcochos, postres....
El sirope también podéis envasarlo al vacío y utilizarlo bien para tomar con nata montada, con helado, para emborrachar bizcochos, o como almíbar para una macedonia. Las posibilidades son tantas como imaginación tengáis.
Aprovechad las temporadas de las frutas para hacer mermelada para todo el año, tanto ahora con las fresas, como en unos meses con el melocotón o en verano con la ciruela.

¡Espero que os guste y os animéis a probarla!

Hasta pronto...





Entradas populares