Torrijas




Miércoles de Ceniza, hoy empieza la Cuaresma, y este es unos de tantos dulces que son típicos en estas fechas. Al menos en mi tierra.
A lo largo de la geografía española podemos encontrar múltiples recetas de torrijas, en todas la base es la misma, pero en cada una hay un toque que las hace diferente. Estas son las que yo he conocido. Las que me enseñó a hacer mi abuela, y para mí, las mas ricas.

Ingredientes: 
12 rebanadas de pan
1/2 Kg. de Miel
2 huevos
Vino Blanco
Azúcar
Canela en polvo
Aceite de Girasol

Elaboración:
Cortamos el pan y lo ponemos en una bandeja unas horas antes para que le de el aire y se seque un poco. 
En un bol ponemos 1/2 L de vino blanco con 3 cucharadas de azúcar, calentamos 1 minuto en el microondas para que se temple y se disuelva mejor el azúcar. En otro bol batimos los huevos con una cucharadita de canela. Mojamos las rebanadas de pan en el vino sin dejar que se empape demasiado, y a continuación las pasamos por el huevo. Vamos colocando en una bandeja. Ponemos a calentar abundante aceite en una sartén. Cuando esté caliente y a fuego medio vamos friendo poco a poco las rebanadas de pan, (no pongáis muchas juntas porque al freírlas crecen), cuando estén doradas las sacamos y las ponemos en un plato con papel absorbente. Reservamos.
En un cazuela pondremos la miel junto con un par de dedos de agua a calentar, removiendo suavemente hasta que empiece a hervir. Bajamos el fuego e introduciremos las torrijas, las dejamos unos segundos por cada lado y sacamos. Ya las iremos poniendo en el recipiente donde las vayamos a conservar.Una vez las tengamos todas pasadas por la miel, le echaremos por encima la miel que nos ha sobrado en la cazuela. Esperamos que se enfríe y listas para comer!

Sugerencias:
Yo he utilizado un pan especial de torrijas pero lo podéis hacer con cualquier otro tipo, de pueblo, de barra... o el que mas os guste.
El vino que suelo usar es vino blanco, pero si os gusta podéis sustituirlo por vino dulce.
Estas son las torrijas de vino, pero también se pueden hacer sustituyendo este por leche. El resto del proceso exactamente igual. 
También las podéis freír con aceite de oliva, pero personalmente yo las prefiero con el de girasol, ya que el de oliva le da mucho sabor, y en este caso se pretende que los protagonistas sean el vino y la miel.

Espero que os guste!!

Si soléis hacer este dulce con otra receta y os gustaría compartirla, podéis enviármela acompañada de una foto a cocinafacilconana@gmail.com y la publicaré en este blog indicando por supuesto su procedencia.






Entradas populares