Hojaldre de Trigueros con Salsa Holandesa




Esta es una receta algo más elaborada, pero también muy sencilla y que os dejará con muy buen sabor de boca.

Ingredientes: (Para 2 personas)
1 lamina de hojaldre (preferiblemente fresca, no congelada)
1 manojito de espárragos trigueros
8 tomates cherry
200 ml de nata para cocinar
2 cucharadas de tomate frito
1 pizca de orégano
1 pizca de albahaca
Mantequilla
2 yemas de huevo
1 chorrito de zumo de limón
Aceite
Sal

Elaboración:

Empezamos por los espárragos cortándole la parte trasera y dura. Los enjugamos y los hacemos a la plancha hasta que estén tiernos. Sazonamos. Cuando estén listos, cortamos los tomates cherry por la mitad y los pasamos también por la plancha. Reservamos.
Encendemos el horno a 180º.
Abrimos la lamina de hojaldre y estiramos. Preparamos dos plantillas en papel para ayudarnos. Podemos hacer círculos o cuadrados no muy grandes, si es un circulo de unos 15 cm de diámetro, y si es un cuadrado como de 15 x 15. Con ayuda de la plantilla cortaremos 2 laminas de la figura elegida en el hojaldre. Las ponemos en la bandeja previamente cubierta con papel vegetal (yo suelo usar este ya que no se pegan los alimentos). Ahora vamos a hacer el borde. Ayudándonos de la plantilla, volvemos a cortar otras dos, esta vez dejándolas huecas por el centro, como si fuera un marco de foto. Ponemos a derretir en el microondas un par de cucharadas de mantequilla. Con ayuda de un pincel, pintamos la masa que ya hemos puesto en la bandeja por el borde, y encima le ponemos el "marco" que tenemos preparado. Volvemos a pintar con la mantequilla. Con un tenedor, pinchamos varias veces el centro de la tartaleta que estamos haciendo para que no nos suba en el horno. Si lo preferís, también podéis cubrir el centro con un poco de papel aluminio y poner unos garbanzos encima. Introducimos en el horno la tartaleta y la dejaremos unos 15 minutos, hasta que veamos que empieza a tomar color levemente.
Mientras trocearemos los trigueros para adelantar.
También es hora de hacer las salsas.
Para la base yo he utilizado una salsa que he elaborado poniendo a calentar la nata con el tomate frito, el orégano, la albahaca y una pizca de sal.
Para la salsa holandesa, que es la que echaremos por encima, necesitamos poner a calentar un par de cucharadas de mantequilla hasta que se derrita. Mientras batiremos las yemas. Le incorporamos la mantequilla derretida y el chorrito de limón. Batimos bien.
Sacamos las tartaletas del horno (quitamos el papel aluminio y los garbanzos si hemos usado esta opción) y rellenamos con los trigueros y los tomates, y echaremos un par de cucharadas de la salsa holandesa en cada una. Volvemos a meter en el horno unos minutos, hasta que veamos que la salsa esta cuajada.
Para emplatar, pondremos unos hilos de la salsa de nata en el plato, la tartaleta encima y decoraremos con un poco de perejil picado.

Parece muy complicada, pero realmente es sencilla, y es un plato con el que quedar muy bien ante una vista.

Espero que probéis y me digáis que os ha parecido.

Hasta la próxima!


Entradas populares