Tarta Clásica





Esta es una tarta muy vistosa y muy sencilla de hacer, aunque se puede complicar en la medida en la que lo deseemos.

Ingredientes:
1 Paquete de bases para bizcocho (incluye 3 planchas) (estas son del DIA)
2 brick de Nata de 200 ml c/u
4 huevos
1/2 paquete de azúcar (Sobrará)
1 Tableta de chocolate negro de repostería
300 ml de leche
1 ramita de canela
1 trozo de cáscara de limón
90 gr. de Maicena
Cacao en polvo (el que usamos para hacer chocolate caliente)

Elaboración:
Ponemos en una fuente (que sea apta para el horno) la primera de las planchas de bizcocho. En un Bol echamos un brick de Nata, 4 cucharadas de cacao, y otras 4 de azúcar. Batimos con las varillas eléctricas hasta obtener una textura espesa (tipo mousse). Extendemos sobre el bizcocho. 
Ahora vamos a preparar la crema pastelera (que si no os queréis complicar podéis cambiarla por flan, según la receta del envase de la marca)
Ponemos en un cazo a hervir la leche con 125 gr de azúcar, la ramita de canela y la piel del limón a fuego medio. Mientras separamos las claras de las yemas. En este caso y de momento, solo utilizaremos las yemas. En un pondremos la maicena y le echaremos un chorrito de leche o agua para diluir. Una vez no tengamos grumos, se lo añadiremos a las yemas y batiremos. Cuando la leche esté hirviendo, bajamos el fuego, sacamos la canela y el limón y añadimos la mezcla de las yemas con la maicena.  Seguiremos removiendo hasta que espesa y nos quede una textura homogénea y semisólida (que no esté liquida para que nos aguante en la tarta)
Dejamos enfriar unos minutos, y la extendemos sobre la segunda capa de bizcocho (sobrará). Tapamos con la última lamina que nos queda.
Para la cobertura de chocolate pondremos a calentar el otro brick de nata. Cuando esté caliente separamos del fuego, añadimos la tableta de chocolate echa pedazos y dejamos reposar unos minutos. Volvemos a poner a fuego lento hasta que vaya espesando. Le añadimos unas 4 cucharadas de azúcar (podéis añadir más según os guste de dulce o amargo). Si veis que no os espesa mucho, podéis añadir unas cucharadas del cacao en polvo removiendo constantemente para que se mezcle bien. Cuando tengamos una crema espesa (tipo natillas industriales) estará en su punto. Cubrimos el bizcocho intentando que quede lo mas uniforme posible. Mientras enfría haremos el merengue. Para que nos quede un merengue brillante y que nos aguante más, pondremos a hacer un almíbar con 3 cucharadas de azúcar por cada clara y unos 150 ml. de agua. Lo tendremos a fuego lento hasta que esté lo suficientemente espeso como para que si metemos una espumadera dentro y soplamos, por debajo salgan pompas. Apartamos. En un bol limpio y seco, echamos las claras y empezamos a montar con las varillas eléctricas, subiendo de intensidad conforme vayan subiendo las claras. Cuando las claras estén en el punto que ya están de color blanco y es una espuma un poco mas densa, empezaremos a verter el almíbar en un hilo sin dejar de batir. Así conseguiremos un merengue mucho más denso y brillante, y que tardará más en bajar.
Encendemos el horno a unos 180º.
Con ayuda de una manga pastelera iremos cubriendo los laterales con movimientos de arriba a abajo. Cuando esté cubierto, introduciremos en el horno unos minutos. Cuando el merengue empiece a tomar color lo sacaremos. No será mucho, pero este sellado de calor hará que el merengue aguante un poco más.
Ya solo nos queda decorar. En este caso, y como me sobraba crema pastelera, la he aprovechado para escribir el "Feliz Cumple" y los añitos que cumplía mi hija. También puse con el merengue dos islitas encima, y con la crema otras dos, que pinté encima con una espiral de colores con los lapices para repostería de Dr. Oetker
Introducimos en el frigo, y a esperar que sea la hora de disfrutarla!

Espero que os haya gustado la receta y os animéis a probarla.

Hasta la próxima!











Entradas populares